Hombre con costal consigue dar la vuelta al mundo sin dar explicaciones a nadie

En la frontera de Corea del Norte tuvo que dar un par de “Bejitoh” sonoros para que le creyeran

Un costalero sevillano, tras descubrir su capacidad para cruzar entre la “bulla” en los relevos, decidió dar un giro a su vida embarcándose con su costal, un bocadillo y una lata de refresco para dar la vuelta al mundo. No fue necesario ningún pasaporte, visados ni ningún otro tipo de permisos. Allá donde iba todo el mundo se retiraba. Cruzó por los países más peligrosos del mundo y en ningún momento necesitó hablar ni para dar su nombre.

El momento mas crítico fue cuando tras pasar por Corea del Norte, Somalia, Irak o Siria, llegó a la calle Francos y había una Señora con su silla comiendo pipas, pero “todo el mundo entendía que si no cruzo entre la bulla, no hay relevo y tenemos retraso en carrera oficial” Declaraba el costalero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *